martes, 26 de julio de 2016

Hematoma retrocorial

Este embarazo me esta dando bastante guerra... llevo una semana que no soy persona, las nauseas que duran todo el día y se incrementan por la tarde, los ascos a prácticamente toda la comida y los cólicos con diarrea diarios están haciendo de mis días una tortura.
A todo esto le sumo bastante ansiedad y angustia, porque la semana pasada cuando fui al ginecólogo a la primera visita (por lo privado claro, porque la seguridad social hasta la semana 11 no me ve) vió que tenía un hematoma en el útero, no me dio muchas explicaciones, solo que era importante guardar reposo porque si crecía podía deprender la bolsa y acabar con el embarazo, vaya... que en vez de intentar relajarme un poco me puso de los nervios. Ahora estoy algo más tranquila porque después de preguntar a personas que han pasado por lo mismo y buscar por internet (yaaaa se que no se debería, pero en este caso me salió bien la jugada) se que lo normal es que los hematomas evolucionen bien si se guarda reposo y se toma la progesterona. Aunque este doctor me dijo que volviera en 15 días ya que antes no habría mucho cambio pues tardan en reabsorberse o eliminarse, yo he pedido cita antes para otra doctora en otro centro, a ver si por lo menos me dan más información y me quedo algo más tranquila.

Así ando... todo el día tirada, del sofá a la cama y de la cama al sofá, con mucho tiempo libre, sintiéndome fatal y dándole mil vueltas al coco.
Por suerte Adri ya va siendo más mayorcito y no me reclama tantísima atención, la verdad que no se que hubiera hecho si esto hubiera pasado hace unos meses.

¡¡Pero no puedo terminar sin contar algo positivo!! y es que aunque me llevé el susto del hematoma ¡¡pude ver a mi garbancito latiendo!! no tengo foto porque el ginecólogo era sieso hasta para eso. Esta 4 días por detrás de lo que se supone que estoy, pero no me preocupa demasiado porque en el otro embarazo también pasó, y es que siempre he ovulado sobre el día 18 del ciclo, así que cuadraría perfectamente. De todos modos, como ya ha pasado una semana desde que me hice la eco y el jueves vuelvo a verlo ya veremos que me dice esta doctora, que del otro me fio poco.

¡¡En la próxima entrada espero tener buenas noticias y estar un poco más animadilla!!


lunes, 11 de julio de 2016

¡¡Positivo!!


¡Ya esta aquí! finalmente no ha sido tan trágica y larga la espera jeje, 9 meses muy aceptables que incluso puedo decir que entran dentro de la normalidad (aunque mi madre piense que ha sido un milagro jaja).
Sabía que algo en mis ciclos había cambiado y es que después de tener a Adrián y retomar las reglas todo empezó a funcionar mejor. Los ciclos aunque no eran del todo regulares (entre 26 y 29 días) si tenían variaciones en cuanto a la fase del ciclo, ¡empecé a notar el famoso flujo clara de huevo en la ovulación! y lo que más me sorprendió es que deje de tener manchados antes de que me bajara la regla, lo cual me indicaba que el tema hormonal parecía que estaba mejor.
Todo esto hizo que durante este tiempo estuviera bastante relajada, sabiendo que tardase más o menos acabaría llegando. También la presión era diferente a la primera vez, ya que no es lo mismo pensar que no podrás darle un hermano a creer que directamente no podrás ser madre.
En esta búsqueda ha sido todo muy diferente, ni test de ovulación, ni temperaturas basales, ni planificación de los días para hacer deberes... todo se dejó a la suerte. No tenía ganas de meterme de lleno, la otra vez me dejo exhausta.

Mañana cumplo 6 semanas de embarazo, y sobre como me encuentro pues decir que muy parecido a la otra vez, las nauseas me acompañan día y noche, de hecho fueron mi primer síntoma, ya empecé a sospechar un embarazo 4 días antes de la falta por la aparición repentina de estas, también tengo mucho cansancio y dificultades para dormir, aunque esto lo achaco a los miedos de esta etapa, porque eso si... aunque lo llevo con más calma no puedo evitar querer que este primer trimestre pase rápido y asegurar que todo va sobre ruedas, pero el tiempo parece que se detiene cuando quieres llegar rápido.

La semana que viene tendré la primera cita con el ginecólogo y ahí podremos ver como va la cosa, estoy deseando!!!!

Esta es mi prueba de embarazo, esta curiosa por eso de que indica las semanas pero lo malo es que lleva pila y dura poco más de un día en apagarse, con lo que o le haces foto o el recuerdo se pierde en el olvido.

sábado, 30 de abril de 2016

Destete

Lo hemos conseguido, tras meses de dudas nos lanzamos a ello.  No puedo decir que haya sido difícil, pero tampoco ha sido como yo lo quería y es que yo hubiera seguido dándole todo el tiempo que el quisiera, pero la situación se volvió extrema y lo mejor fue quitarlo, me explico mejor...

Hace cosas de dos meses, y como consecuencia de una serie de noches terroríficas en las que se despertaba cada menos de media hora para jugar con el pecho (si... jugar... no mamaba pero quería sintonizarlas, pedorrearlas, pellizcarlas... y como no le dejaba se enfadaba y desvelaba) decidí quitárselo por la noche. Para ello utilicé un cuento, el de la "teta cansada", y justo antes de acostarnos nos sentábamos en el sofá con la luz apagada y le leía este cuento mientras tomaba su última toma, después le pedía que se despidiera de ella porque ambos se iban a dormir. Tardó una noche en entender aquello (para mi sorpresa) y durante unas semanas fuimos felices. El dormía casi del tirón y por el día tomaba su tetita. Pero todo se torció a raíz de una serie de enfermedades que fue encadenando; primero una otitis, luego una neumonía y para finalizar un gripe, lo que hizo que se enñoñara muchísimo y se volviera un "tetadicto" en toda regla jeje
Empezó a estresarse mucho si yo me iba y se quedaba con su padre o la abuela, por la noche lloraba muchísimo y aunque no pedía teta en la cama si quería que nos fuéramos al salón para tomarla allí (una noche a cada menos de 15 minutos se despertaba así), a mi directamente no me podía ver sentada o tumbada porque ya quería engancharse...  en definitiva, que empecé a ver que el beneficio del pecho era menor al estrés que le estaba generando esa dependencia.

Hace ya cosa de un mes decidí cortar por lo sano y un día después de llegar del trabajo le expliqué que el ya era un niño grande y que él pichi (como el lo llama) ya no tenía lechita... para mi sorpresa lo entendió de maravilla y aunque lo siguió pidiendo de vez en cuando, no me armaba jaleo cuando le explicaba que no podía ser, incluso a veces hasta le hacía gracia eso de que ya era mayor.
Las noches desde el primer día cambiaron radicalmente, desde aquel día que decidí quitárselo ¡¡ha dormido todas las noches del tirón!! para mi ha sido como un auténtico milagro, porque después de llevar dos años sin encadenar más de dos horas seguidas de sueño (con suerte) dormir así de bien de manera tan repentina ni en mis mejores sueños lo esperaba.

A la semana de empezar a explicarle esto, lo tenía totalmente superado, es más, desde entonces le hace mucha gracia ver a los bebes mamando, y me explica, a su manera, que como son bebes toman pichi y que el es grande y ya no.

En definitiva... no ha sido el destete que deseaba ni me imaginaba que sería, pues siempre pensé que sería algo progresivo y voluntario por parte de los dos, pero tampoco puedo decir que haya quedado insatisfecha con la manera y sobretodo con los resultados. El lo entendió a la primera, sin tener apenas lloros de por medio y los beneficios han sido para ambos, ya que aunque yo asumía mi falta de sueño, no me gustaba que el durmiera tan mal y dependiera tantísimo de mi en cada despertar ya con la edad que tenía.

Seguimos durmiendo todos juntos y eso es algo a lo que no renuncio ¡porque me encanta! todos dormimos a gusto y a para mi no tiene precio acostarme a su lado sintiendo su respiración y despertarme viendo esa carita.
Obvio que tenemos críticas por esto por parte de multitud de personas que auguran una personalidad dependiente en el niño, pero pasamos olímpicamente. También las teníamos con el pecho, pero lo dejamos sin presiones de ningún tipo, simplemente porque a nuestra familia ya no le venía bien.

Si tengo que dar una valoración final de esta historia es un 10.
Un 10 porque los inicios fueron muuuuy duros, muchas grietas, muchos dolores, muchos mordiscos, un niño que tardó en aprenderse a enganchar bien 3 meses.
Un 10 porque aun sabiendo que las noches podían ser mejores metiéndole un biberón opte por seguir el camino difícil porque para mi bebe era el mejor, porque el no lloraba por hambre, el lloraba porque siempre ha necesitado mucho contacto y cercanía y esta era la mejor manera.
Un 10 porque he llegado a los 2 años, meta que jamás me planteaba cuando me quedé embarazada cuando el pecho me parecía una opción secundaría y molesta en comparación al biberón.
Un 10 por todas esos momentos lindos vividos con el, donde cuando mamaba sonreía y me miraba como enamorado.
Un 10 porque esto me hizo más fuerte y segura. Jamás pensé que sería capaz de sacarme la teta en cualquier lugar e ignorar miradas indiscretas y comentarios inapropiados.

Una amiga, viendo el cambio que pegó Adrián en cuanto a las noches a raíz de dejar el pecho y conociendo de primera mano mi falta de sueño en estos dos años me dijo "bueno... ahora con el segundo seguro harás las cosas de otra manera ¿no?" la respuesta fue clara, "no... haré lo mismo, dejarme llevar por lo que el corazón me dicte y por lo que el bebe me pida"


sábado, 5 de marzo de 2016

El motor de la ilusión

No se si mi blog debería cambiar de nombre y llamarse finales felices, ¿Por qué lo digo? porque ya tuve el final feliz a mi búsqu
eda hace poco más de dos años, cuando toda la espera y sufrimiento tuvo su recompensa con el nacimiento de mi pequeño. Durante mucho tiempo, atrás quedaron esos días de espera, de ansiedad con cada regla, de ensoñaciones con un futuro que no llega, y en esto tuvo mucho que ver mi pequeño, que fue un bebe guerrero y llegó al mundo dando caña. El primer año me rondaba por la cabeza mucho la idea de quedarme con un solo hijo. En esos momentos, los días eran laaaargos y sobretodo demoledores física y psicológicamente, con un niño que parecía tener un cólico constante durante todo el día, que mamaba y parecía enojarse aun más con el pecho, que por la noche no enganchaba ni una hora seguida de sueño ( en las malas ni 20 minutos), que solo estaba tranquilo dentro de la mochila o fular y en movimiento... el hecho de plantearme un hermanito era impensable.

Pero el tiempo pasa y pone todo en orden. Ese bebe dio paso a un niño sensible, obcecado, amoroso, juguetón, rebelde, inteligente... en definitiva, dio a paso al tipo de maternidad que yo ansiaba y con ello al disfrute pleno de esta. Para nada mi chiquito es un niño perfecto, porque ni existen ni lo pretendo, pero entra dentro de la normalidad que veo a diario por la calle y con mis amigas (esta parte solo la entenderán las personas que o bien hayan tenido bebes como explicaba antes, o conocen casos cercanos).
Gracias a esto, hace unos meses la llama de la ilusión por repetir maternidad volvió a llamar a mi puerta, no con pocos miedos, pero si con muchas ganas.
¿Miedos? el embarazo en si para mi siempre ha sido muy estresante por la cantidad de pruebas, no saber si el niño esta bien, los primeros meses y esa incertidumbre de si todo seguirá hacia delante, el parto, la diabetes, el riesgo de contagio con un niño pequeño en casa... pero vaya, que este desasosiego es algo que asumo.
Otro de los miedos es el tema de si compaginar la maternidad de dos niños me será demasiado estresante. Que podré hacerlo es innegable, todas podemos y muchas con mucha mas prole, pero mi miedo es si me desquiciaré por el camino. En la actualidad cuando veo una mama con dos niños pequeños a su cargo por la calle me produce admiración, porque yo no se como lo llevaría... pero creo que este miedo viene ligado con el siguiente... ¿será el nuevo bebe como Adrián el primer año? y creo que este es el gran miedo.
Con Adrián sobreviví dignamente porque solo estaba él, y podía dedicarle las 24 horas y los ratitos breves en los que dormía por el día yo descansaba algo. La casa ni que decir tiene que por aquel entonces estaba en otro plano de importancia y sobrevivíamos comiendo lo súper básico... pero claro, todo esto con un niño de dos años sería impensable hacerlo ¿y si me sale otro bebe tan complicado?? los pelos como escarpias se me ponen jajaja.
Pero bueno, intento pensar que esto no es lo normal, que como en todo existen los extremos, los bebes que solo comen y duermen (y encima del tirón) y los que como el mío tienen un llanto inconsolable y no duermen, pero también están los niños de la media, que por suerte son los más abundantes, niños que lloran, pero que también ríen, que se quedan un rato tranquilitos a su aire, que duermen unos días bien y otros mal, que se calman al pecho, que normalmente no les importa ir en el carrito y a veces hasta se quedan sopas en el paseíto... y oye... pensando así... por probabilidad debería tocarme un niño de la media no? jaja ese es mi consuelo

Bueno... y todo esto para anunciar que si... que estamos buscando un compañero de viaje para Adrián! desde el principio de ponernos a ello asumí que la búsqueda no sería rápida y los 6 meses que llevamos intentándolo parecen avalar esa idea, ¡pero no importa! mi ansia no es la misma que la primera vez, ya soy madre, y aunque la idea de no poder repetir la maternidad me genera tristeza, no tiene nada que ver. He vivido en mis carnes la desesperación que genera pensar que no podrás tener un hijo, y ahora lo tengo. Yo persistiré en mi búsqueda, pero no me planteo acudir a clínicas ni realizar técnicas, se lo duras que son y no quiero volver a pasar por ellas. Por suerte yo después de todos los tratamiento acabé quedándome embarazada de manera natural, por lo que se que mi cuerpo es capaz, y que puede ser que tarde mucho, pero tengo la esperanza de que llegará, sin prisas... ojala sea más pronto que tarde, pero por ahora lo estoy llevando muy bien, un poco de chasco en cada regla es bastante manejable... no se, quizás con el paso de los meses vaya cambiando la actitud... quien sabe, nadie puede saberlo, igual que cuando suena la alarma del reloj biológico y nos deja desprevenidas con las ganas inmensas de procrear, quien me dice que en mi no se produzca otra revolución.

Inicio un nuevo camino, un camino cargado de sueños, donde la carga del pasado y el miedo al futuro están presentes, pero donde las ilusiones son el motor de todo.


Para finalizar quería felicitar a varias blogueras por sus embarazos!! luli, algundiacabremos y valeska!! ojala me vaya enterando de más!! además súper rapidito!! dais esperanzas a todas las demás que estamos en búsqueda!! besitos para esas tripitas incipientes y preciosas.

miércoles, 24 de junio de 2015

Retomando



¡¡Aquí estamos de nuevo!!
Lo primero daros las gracias por vuestra preocupación y ganas de volver a saber de nosotros, la realidad es que no ha pasado nada, es solo que llevo unos meses que no me encuentro muy bien, las noches sin dormir y la tiroides van haciendo mella y llega un día que no puedes ni con tu alma. El peque es super dependiente de mi, por lo que cuando estoy con él es imposible ponerme a escribir porque me montan unos cristos de espanto y cuando libro lo único que me apetece es dormir, así que nunca encuentro el momento de sentarme.
¡¡Pero aunque no escriba sí que os leo!! Me encanta saber de todas vosotras y asegurarme de que todo va viento en popa (aunque ya sé que algunas mamás están pasando por momentos difíciles ¡ánimo!)
A ver si ahora con el verano cojo fuerzas y puedo retomar frecuentemente las entradas, porque me encanta compartir por aquí.

¿Novedades? Pues ya os podéis imaginar… un montón!! Desde hace unos meses empezamos a disfrutar muchísimo más del peque. Desde que empezó a andar (sobre el año) se espabiló muchísimo y con ellos vinieron todas las gracietas propias de su edad. Es un niño muy cariñoso que enseguida te llena de besos y abrazos, aunque a veces juegue un poco en mi contra porque no suele querer despegarse de mí y me agobie un poquito.

Seguimos a tope con el pecho, y digo a tope porque mama más que nunca, es como si fuera consciente de que somos dos personas independientes y así se siente más unido a mí. Es su mejor consuelo, su mejor amigo, su mejor terapia ante el aburrimiento… tanto es así que la primera palabra que usó con intención fue refiriéndose al pecho, “pichu pichu” es como le llama (ni idea de donde lo ha sacado). Ya tenemos serios detractores de que le siga amamantando, viéndolo como algo feo, pero la verdad es que me importa muy poquito y suelo reírme ante cualquier comentario. A mí me encanta sentirlo tan cerca ahora que cada vez se va alejando más.

Lo peor siguen siendo las noches, que lo cierto es que no mejoran. En los días malos malísimos se despierta cada media hora (estos días suelen ser los que esta malo) y en los muy buenos cada dos. Muchos me aconsejan destetar por la noche, y puede ser que haciéndolo duerma más, pero yo no estoy preparada, no sería capaz de negárselo. Si por el día es dependiente de mi, por la noche es una autentica lapa, no consintiendo en absoluto que su padre le coja. Así que mi decisión es seguir así y aceptar que el cambio será lento pero respetuoso. Cada niño es un mundo y sé que el mío desde que nació ha necesitado de un contacto extra que no estoy dispuesta a negárselo.

Bueno no quiero alargarme más hoy, ya que no es plan de contar todo lo sucedido en todos estos meses, no quiero aburriros jeje

Aquí os dejo una fotillo para que os hagáis una idea de cómo esta de enorme. Sigue siendo un niño muy grande, aunque ya está empezando a estilizar y ha dejado de ser esa tierna bolita.

domingo, 4 de enero de 2015

600.000

600.000 mil visitas!! Jamás pensé que llegaría a esta cifra cuando abrí mi blog.
Lo abrí como modo de desahogo, para que mi espera fuera mas amena y de paso poder ayudar a las que empezaban y se encontraban tan pérdidas en esto de la infertilidad como lo estaba yo.

Mi gran ilusión en este blog era poder llegar anunciar mi positivo y por suerte después de muchas lagrimas lo conseguí. Recuerdo que lo anuncié muchos días más tarde de enterarme porque aun no me lo creía y pensaba que algo acabaría yendo mal. No quería dejarme llevar escribiendo una entrada tan feliz y que después todo se fuera al traste. Creo que cuando te cuesta tanto trabajo luego tienes los típicos miedos del embarazo multiplicados por 20, como si sintieras que es tu única oportunidad y si las pierdes todo se acaba.
Nada de esto fue así y hoy tengo a un gran bebe de 11 meses durmiendo plácidamente a mi lado (quien me lo iba a decir hace pocos meses).

Si hago balance de este blog sólo puedo decir que me ha traído cosas buenas, por todas las que me habéis leído y sobretodo comentado, dándome ánimos cuando los necesitaba, compartiendo mis alegrías, ofreciéndome sabios consejos de mamis mas experimentadas, contándome vuestras experiencias haciéndome sentir que no estaba sola en esto, emocionándome cuando vosotras también obtenías vuestra recompensas...

Solo algo triste obtengo de esto, y son esas mamas blogueras a las que he ido siguiendo y que tras años de búsqueda y al no obtener resultados, abandonaron tristemente su objetivo y su blog. También me acuerdo mucho de netzi, la cual tras mucho luchar y conseguir a su pequeña, esta se puso malita al poquito de nacer y ella decidió cerrar su blog. Espero de corazón que su nena este ya curada y estén disfrutando de la felicidad que se merecen.

Gracias gracias gracias

viernes, 2 de enero de 2015

No ganamos para sustos

Otro susto después del ingreso... Este mes no hemos ganado para ello.
Justo unos días después de que nos dieran el alta, tope por casualidad con una consulta de una mama que preguntaba por una posible displacía de caderas de su bebe, en la consulta adjuntaba una foto de sus muslos, los cuales tenían pliegues desiguales, es decir, las lorzas del peque no eran iguales en cada pierna. Yo me quede bastante preocupada puesto que adri desde casi que nació tiene una lorza extra en unas de las piernas, por lo que sus muslos no tienen nada que ver uno con otro. Yo siempre había achacado esto a que estaba muy gordito y jamás le di ninguna importancia.
Me puse a buscar a intenet para intentar quedarme mas tranquila y fue una tremenda metedura de pata, ya que en bebes ya tan grandes en caso de tenerla tendrían que operar y enyesar la zona para inmovilizarla durante meses.

Me baje al medico ese mismo día para ver si el me dejaba más tranquila y eso tampoco funciono, porque él decidió hacerle una radiografía para quedarnos más tranquilos (según me dijo, no todos los bebés que tienen los pliegues así tienen displacía, pero si es un indicador suficiente para hacerle la prueba).

Me dieron cita para el 22 de enero, pero yo no podía esperar un mes para salir de esta duda que me estaba poniendo la cabeza loca, así que le hice una radiografía por lo privado y a los 3 días ya pude bajar al pediatra para que la viera.

Por suerte todo estaba perfecto y yo pude respirar tranquila. Pero menudas navidades pase viendo como el nene ya se lo pasaba pipa correteando de un lado para otro y pensando que podría tener que pasar por toda esa tortura.

Con el pediatra me decepcione bastante, ya que aunque siempre le hizo todas las pruebas de cadera en las revisiones nunca se percató de esto cuando es bastante evidente.

Aaaaayyyyy madre... Sabia que esto de la maternidad seria duro, pero aunque me dijeron que con los hijos se sufría no pensé que sería tanto.

Espero que enero venga mejor que diciembre y nos dejemos de sustos e historias.
Abandono 2014 con pena por haber sido el año en el que me convertí en madre y conocí a este bombón que cada día me enamora más y más, pero también con alegría, porque siendo sinceros ha sido duro, los primeros meses por los llantos y mas llantos y los siguientes por los virus de la guardería y sus consecuencias.

Se que el 2015 será mejor, el peque pronto cumplirá un año y cada día disfrutamos más de él.

Feliz año!!
Que las que estáis esperando tengáis buenos embarazos y partos buenos, rápidos y respetados, que las que tenéis a vuestros angelitos ya en casa disfrutéis de ellos con muuuuuuuucha salud y amor, y que las que estáis buscando encontréis vuestros positivos pronto.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Nochebuena y mañana navidad



¡Ya llegó la fiesta! Nuestra primera fiesta siendo 3 en la familia. Son días especiales sobretodo teniendo peques en la familia, ya que aunque ahora es muy pequeño y no se entera, tu revives toda esas ilusiones que hace años dejaste atrás. 

Teníamos planes diferentes, pero con el reciente ingreso de adri hemos tenido que cambiarlos, por lo que la nochebuena la celebraremos los 3 en casa y la navidad iremos a comer la familia, y será entonces cuando mis sobrinas y mi peque abran los regalos que papa Noel habrá dejado en la terraza (esperemos que las peques no los vean antes de que lleguemos nosotros). 

Yo la verdad que soy más de reyes, en casa aunque papa Noel venía cada 25 de diciembre después de la misa del gallo (no somos muy católicos pero la tradición mandaba por aquel entonces) solo nos traía un detallito. Pero este año a mi me toca trabajar el día de reyes por la mañana, por lo que he preferido darle el regalo gordo en navidad, que además tengo muchos días de fiesta para disfrutarlo juntos.  

Le hemos comprado entre mis padres y yo este correpasillos. Es evolutivo y se le van quitando piezas a medida que va creciendo. Lo que más me gusto fue la seguridad que tiene para poder bajar con el a la calle y que el nene no se caiga. Ya os contaré como me ha ido con él.

Para reyes tengo pensado cogerle este laberinto del ikea, que es bien baratito y ya he visto que nenes de su edad se entretienen mucho con él. Más regalos ya no, porque entre que la familia le comprará cosas y que el 1 de febrero llega su cumple, no creo que podamos entrar en casa todos.

Bueno, ya solo me queda desearos a todos felices fiestas ¡Que las disfrutéis  rodeados de todos los vuestros!



domingo, 21 de diciembre de 2014

Ingresados



Con tantas itis que nos han estado rondando no sé ni porque me extraño de que esto haya pasado. El motivo de su ingreso (o mejor decir nuestro ingreso) ha sido una neumonía. 

5 días antes empezó con mucha tos y a dormir bastante peor por lo que un martes le llevé al pediatra. Allí me dijeron que tenía bronquiolitis… vaya!!!  Otra vez!! Así que comenzamos con los aerosoles. El nene se encontraba bastante bien, por lo que yo me las prometía felices pensando que la habíamos cogido prontito y se iba a recuperar divinamente.
El viernes ya empezó a recaer, aunque podía entrar dentro de la normalidad puesto que dicen que las bronquiolitis el tercer o cuarto día puede ser el peor. Pero el sábado el empeoramiento fue a más, así que el domingo nada más levantarse y comprobar que seguía sintiéndose muy enfermo y con algo de fiebre me fui a urgencias.

Han sido días terroríficos.
Al niño tuvieron que pincharle varias veces y recolocarle la vía del suero y del antibiótico varias veces, los aerosoles eran una tortura puesto que se pasaba los 15 minutos que duraban retorciéndose y gritando (¡y eso cada 4 horas!), las gafas del oxigeno no las llevaba nada bien y tardó mucho en acostumbrarse a llevarlas, y cuando por fin dejo de llorar por llevarlas se las arrancaba y de nuevo tortura para ponérselas…
Todo esto y más sumado a que ha estado todos estos días sin poder moverse. Como tenía que tener el oxigeno 24 horas y este estaba anclado a la pared, solo podíamos poner al nene de la cuna a la silla, y de la silla al sillón en nuestros brazos. Una tortura para un bebe tan pequeño que está empezando a descubrir el mundo y no quiere parar (no os imagináis la alegría que le dio volver a casa, fue muy bonito ver como corría detrás de sus juguetes).

Las noches no han sido mejor. Ya sabéis que nosotros realizamos colecho, no tanto por gusto como por necesidad. Allí dormir en la cuna era misión imposible pues se pensaba que aquello era un campo de juegos (normal…era el único sitio donde podía moverse un poco por el día) así que el carrito ha sido su cama improvisada. El problema era que al igual que en casa cada hora se despertaba y tenía que cogerle darle el pecho, volverle a dejar en el carro y estar un rato meneándole. Como yo tardo mínimo 20 minutos en volver a conciliar el sueño os podéis imaginar lo que he dormido (súmale las visitas de las enfermeras, las medicaciones, las maquinas que pitan porque dejan de funcionar…). 

En el hospital la paz, que es donde yo he estado, cuidan muy poquito a los papás. Duermes en una butaca  super incómoda, no te dan ni un triste desayuno, no te dejan usar el baño de la habitación y te dicen que vayas a uno compartido para toda la planta (esto nos lo hemos pasado por el forro mi compañera de habitación y yo… ), te ponen pegas para absolutamente todo, vamos… ¡INDIGNANTE!

Por suerte aunque entró muy malito, los antibióticos actuaron rápido y en contra a las previsiones de los médicos solo estuvo 5 días.
Yo estaba loca por salir, y no solo por la incomodidad del hospital, sino porque además estaba paranoica. El bebe con el que compartíamos habitación (coincidimos en urgencias con ellos) entró bastante mejor, y le iban a dar el alta a los 3  días de ingresar, pues ese mismo día comenzó a ponerse muy malito, ¿resultado? Había pillado en el hospital el virus más agresivo de la bronquiolitis (actualmente ellos siguen ingresados). Os podréis imaginar ahora mis ganas locas por salir de allí. 

Esta ha sido mi odisea… y solo me queda decir… ¡puñetero invierno y puñeteros virus y bacterias!

lunes, 1 de diciembre de 2014

¿Hermanos?



Parece que nos hemos puesto de acuerdo varias bloggeras para escribir sobre este tema. Será porque tenemos bebes de edades similares y cuanto llega este punto empiezas a plantearte ¿le daré más hermanos? ¿Cuándo? ¿quiero que se lleven bastantes años o por el contrario quiero que se lleven lo menos posible?.
En el caso de la diferencia de edad, ambas opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Juntarnos con dos bebes muy chiquititos a mí personalmente me pone los pelos de punta (los motivos sobra decirlos) pero es verdad que tiene que ser bonito que los hermanos se críen tan juntitos, y que además una vez pasada la etapa bebe, son niños con necesidades muy similares.
 Me pasa como a muchas de las mamás que han tenido problemas de fertilidad, tememos que si esperamos mucho para ponernos a buscar un segundo nos pueda costar tanto que acabe por pasarse nuestro momento y aunque tengo muy claro que me encantaría buscar un segundo, ahora también tengo ganas de disfrutar de mi pequeño.
Las que habéis seguido mi odisea, sabéis que los primeros meses fueron muy duros, pues mi niño lloraba día y noche. Nadie supo decirme que le pasaba... cólicos, reflujo, adaptación costosa al mundo… pero el caso es que hasta los 5 meses lo pasamos muy mal.
Ahora todo ha cambiado, y por fin estoy disfrutando a tope de la maternidad.
También es cierto que tengo la espinita clavada de poder disfrutar de un bebe, ya que con Adrián simplemente sobrevivimos a esa etapa.

Por otro lado está el papá. El todavía tiene metido el susto en el cuerpo (y eso que el trabajo más forzoso me lo lleve yo) y le atemoriza vivir otra vez lo mismo, por lo que por ahora ni se plantea el tener otro.
Además están las noches. Si por el día todo se ha normalizado y podemos disfrutar, por la noche aun todo es bastante complicado, incluso yo diría que más complicado que cuando era muy bebito. Dormimos juntitos, pero aun así continúa despertándose cada hora para pedir teta, pegar 4 chupitos y volverse a dormir (esto en las noches más tranquilas), por lo que juntarme con otro bebe que me reclame en la noche me da un poquito de miedito jeje

La guardería es otro punto en contra. Actualmente pago casi 400 euros en una pública. El año que viene serán unos 300 al no tener que pagar el plus de bebe. Imaginaos el desembolso con dos peques. Casi que no me saldría a cuenta el ir a trabajar.   

De todos modos, Como otras mamas bloggeras ya han comentado,  la búsqueda de un segundo ya se hace con más calma (al menos eso creo desde mi inexperiencia). Cuando buscaba a Adrián me aterrorizaba el hecho de no conseguir ser madre, de no vivir esta experiencia tan sumamente maravillosa. Ahora ya soy madre (Quizás en unos años, en plena búsqueda, me eche las manos a la cabeza releyendo esto).

Resumiendo, básicamente gana el NO por ahora, y el SI para dentro de un par de añitos. Quizás me pase eso que cuentan que cuanto más tiempo pase más pereza te da ponerte, pero me arriesgo,  iré haciendo lo que me pida el cuerpo. La semana que viene cumplo 31 por lo que ponerme a buscar con 33 tampoco esta tan mal. 

Las cosas nunca salen como las planeamos y con eso cuento, así que si viene antes lo recibiremos con los brazos abiertos y unas ganas locas, y si no llega, creo que aunque lo viviré mal, no será tan traumático como la primera vez.