domingo, 21 de diciembre de 2014

Ingresados



Con tantas itis que nos han estado rondando no sé ni porque me extraño de que esto haya pasado. El motivo de su ingreso (o mejor decir nuestro ingreso) ha sido una neumonía. 

5 días antes empezó con mucha tos y a dormir bastante peor por lo que un martes le llevé al pediatra. Allí me dijeron que tenía bronquiolitis… vaya!!!  Otra vez!! Así que comenzamos con los aerosoles. El nene se encontraba bastante bien, por lo que yo me las prometía felices pensando que la habíamos cogido prontito y se iba a recuperar divinamente.
El viernes ya empezó a recaer, aunque podía entrar dentro de la normalidad puesto que dicen que las bronquiolitis el tercer o cuarto día puede ser el peor. Pero el sábado el empeoramiento fue a más, así que el domingo nada más levantarse y comprobar que seguía sintiéndose muy enfermo y con algo de fiebre me fui a urgencias.

Han sido días terroríficos.
Al niño tuvieron que pincharle varias veces y recolocarle la vía del suero y del antibiótico varias veces, los aerosoles eran una tortura puesto que se pasaba los 15 minutos que duraban retorciéndose y gritando (¡y eso cada 4 horas!), las gafas del oxigeno no las llevaba nada bien y tardó mucho en acostumbrarse a llevarlas, y cuando por fin dejo de llorar por llevarlas se las arrancaba y de nuevo tortura para ponérselas…
Todo esto y más sumado a que ha estado todos estos días sin poder moverse. Como tenía que tener el oxigeno 24 horas y este estaba anclado a la pared, solo podíamos poner al nene de la cuna a la silla, y de la silla al sillón en nuestros brazos. Una tortura para un bebe tan pequeño que está empezando a descubrir el mundo y no quiere parar (no os imagináis la alegría que le dio volver a casa, fue muy bonito ver como corría detrás de sus juguetes).

Las noches no han sido mejor. Ya sabéis que nosotros realizamos colecho, no tanto por gusto como por necesidad. Allí dormir en la cuna era misión imposible pues se pensaba que aquello era un campo de juegos (normal…era el único sitio donde podía moverse un poco por el día) así que el carrito ha sido su cama improvisada. El problema era que al igual que en casa cada hora se despertaba y tenía que cogerle darle el pecho, volverle a dejar en el carro y estar un rato meneándole. Como yo tardo mínimo 20 minutos en volver a conciliar el sueño os podéis imaginar lo que he dormido (súmale las visitas de las enfermeras, las medicaciones, las maquinas que pitan porque dejan de funcionar…). 

En el hospital la paz, que es donde yo he estado, cuidan muy poquito a los papás. Duermes en una butaca  super incómoda, no te dan ni un triste desayuno, no te dejan usar el baño de la habitación y te dicen que vayas a uno compartido para toda la planta (esto nos lo hemos pasado por el forro mi compañera de habitación y yo… ), te ponen pegas para absolutamente todo, vamos… ¡INDIGNANTE!

Por suerte aunque entró muy malito, los antibióticos actuaron rápido y en contra a las previsiones de los médicos solo estuvo 5 días.
Yo estaba loca por salir, y no solo por la incomodidad del hospital, sino porque además estaba paranoica. El bebe con el que compartíamos habitación (coincidimos en urgencias con ellos) entró bastante mejor, y le iban a dar el alta a los 3  días de ingresar, pues ese mismo día comenzó a ponerse muy malito, ¿resultado? Había pillado en el hospital el virus más agresivo de la bronquiolitis (actualmente ellos siguen ingresados). Os podréis imaginar ahora mis ganas locas por salir de allí. 

Esta ha sido mi odisea… y solo me queda decir… ¡puñetero invierno y puñeteros virus y bacterias!

8 comentarios:

  1. Ai X lo siento muchísimo! Yo si tengo que volver a la tercera planta del hospital otra vez con el enano tan pequeño me da algo. Pobrecillos es que lo pasan fatal porque no entienden nada y se quedan como un trapito cuando están tan malos.... espero que se os pase por mucho tiempo el paseo de médicos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si... la verdad que se pasa muy mal, y encima alli nadie te pone las cosas un poquito más fáciles. ójala esto cambiara.

      Eliminar
  2. Ay, pobre Adrián!!! Qué penita :( Me alegro de que ya estéis en casita de nuevo, la bronquiolitis es un rollazo y además, se puede complicar con bastante facilidad. Al menos, estáis de vuelta para las fiestas, que si los hospitales son horribles, en fiestas ya debe ser aún mas complicado! Un abrazo y espero que las primeras navidades del chiquitajo sean muy buenas y sanas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad que en un principio creiamos que pasaríamos allí las navidades pues los primeros días no mejoraba tan rápido como querían, pero por suerte los últimos dos días pego un acelerón tremendo (el que el nene de al lado pillara aquel virús también a que los médicos aceleraran el alta).

      las bronquiolitis son temibles!! tiemblo cada vez que le oigo toser.

      Ójala nuestros pequeñitos se libren de ellas para siempre.

      Eliminar
  3. Jo, pobrecito tu nene. Esto que escribes bien lo podría haber escrito yo porque tuvimos a uno de nuestros niños ingresado en La Paz hace un mes. De locura! Fuimos por gastroenteritis, con una espera de 2 horas se nos deshidrató allí mismo, le tuvieron que poner una vía porque estaba ya con taquicardia, se la tuvieron que volver a poner porque no la engancharon bien... de locos, de verdad. Tuvimos la suerte de estar en una habitación que no ocupó nadie más pero las enfermeras se dedicaron a obsesionarse con no dejarnos a las dos pasar la noche, a no usar el baño de la habitación... una cantidad de absurdeces y un descontrol bestial. Y... lo peor fue que el niño se curó muy bien en 3 días pero al llegar a casa... nos habíamos llevado una bronquiolitis de regalo ��
    En fin, que crucemos los dedos para no tener que volver nunca porque... ufff!

    ¿Ya está bien del todo? Cuidaros mucho. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. belly que rabia que hayas tenido que pasar por esto también. Me sumo a tu sensación de descontrol, y es que era habitual que se les pasara la hora del antibiotico, se les olvidara, cambiaran el oxigeno de potencia sin querer...
      A nosotros nos avisaron de lo del baño pero la verdad que lo estuvimos usando (incluso la mamá de al lado se ducho) y nunca nos dijeron nada. Imagino que topamos con enfermeras majas.
      En tu caso además es peor porque dejas a otro bebé en casa.

      Sobre lo del regalito que se llevó de la paz, da miedo solo pensar en volver a urgencias.

      Eliminar
  4. Jopé que penita, tan chiquitines...:-( Me alegro de que esté mejor y espero que paséis unas fiestas muuuy tranquilas y muy felices!
    Yo todavía no he tenido que pasar por ninguna -itis con bollito, pero esta semana pasada ha estado con muguet en la boquita y la ha pasado regular, encima ahora que acabábamos de empezar con las comidas... En fin, con niños estas cositas son el pan nuestro de cada día.

    Muchos besotes para el pequeño Adrián y mucho ánimo para sus papis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya... como tu dices es el pan nuestro de cada dia. esto es lo único que me echa para atrás para pensar en tener otro nene. Se pasa tan mal...
      Espero que tardeis mucho en pasar por la primera itis, que para eso no hay prisa jeje

      Eliminar